preguntas cruzadas

Es sorprendente cómo las discusiones con otros, por inocentes que sean, detonan una serie de cosas y permiten ver más allá de lo que uno mismo — sobre todo si se es miope — alcanza a ver. Y estos días he tenido muchos detonadores en las preguntas cruzadas que, de un lado llevan a otro y hacen pensar en otros mundos posibles.

El viernes pasado, Ana María Navarro me invitó a hablar de redes sociales en Internet, con sus alumnos de Comunicación y Cultura, de la Licenciatura en Comunicación e Información, de la UAA. Se trató de un grupo pequeño, pero enjundioso; sus reflexiones partían más de la experiencia que de la investigación y la discusión se disparó hacia las transformaciones en el lenguaje y los vínculos de largo alcance.

El sábado presenté mi proyecto de investigación, sobre Internet en la ciudad, en el Seminario Permanente de Estudios Socioculturales, del Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes. A iniciativa de Chuy Aguilar, armamos una transmisión en LiveStream para los que estaban lejos; compartimos en Scribd los ppt de Corina y yo, para que a distancia los pudieran ver claramente. La combinación entre la discusión presencial y la que se generó en línea, fue magnífica y, entre tanto, se me clarificaron varias cosas que no tenía aún resueltas: los cabos sueltos en el asunto del acceso, la estrategia metodológica, la delimitación para el abordaje de las prácticas, la concepción de ciudad. Ya les contaré en otro momento cómo termina todo el caos.

Hoy estuve de invitada en la clase de Metodología de la Investigación en Comunicación, que da Rebeca Padilla en la Maestría en Ciencias Sociales, también en la UAA. En la primera parte, hablé de etnografía virtual y en la segunda presenté mi experiencia con esta técnica, en la investigación sobre blogging autobiográfico que realicé en la maestría. Las preguntas de Alejandro y Estela me obligaron a recordar lo artesanal que resulta de pronto el asunto metodológico; la complejidad de una práctica comunicativa aparentemente tan inocua, me desbordaba todo el tiempo; hubo asuntos, como la fuerza de lo generacional, que brotaron en el análisis sin que yo lo hubiera preguntado; mi trabajo no tenía como objetivo analizar la juventud, pero en los resultados las preocupaciones y transiciones de los jóvenes cercanos al tercer piso (a los 30, pues) emergieron cual si tuvieran que gritarse… y sí, quizá deban gritarse… quizá sea el momento de rescatar la veta que se quedó.

todos los días de Internet

Hoy es el día de Internet, oficialmente. Todos los días son de Internet al final de cuentas. Pero Internet y, fundamentalmente, las redes sociales, se han vuelto fundamentales en ciertos momentos/temporadas en los meses más recientes.

Ensayando un recuento, puedo citar fenómenos como el éxito de la campaña de Obama en Facebook en 2008, la documentación en Twitter de sucesos como el avionazo de Mouriño o el accidente en el río Hudson, la creatividad cotidiana frente a la influenza (ver la cumbia de la influenza) o frente a los políticos (ver «Yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi, yo lo vi robando»).

Es pertinente no olvidar escándalos como que el IFE pida a YouTube retirar el video de «Yo lo vi robando», parodia de la canción de la cinta Rudo y cursi, por considerar que afecta la imagen de un partido político; al final de cuentas lo que lograron fue que el video se multiplicara en YouTube, Facebook y otras redes y que circulara vía correo electrónico, LimeWire y más. Otro caso que no debe ser olvidado en México es la cruzada contra Facebook, Hi5 y MySpace que emprendió Televisa en agosto de 2008 y que otros medios siguieron, pero que no se analizó lo suficiente, ¿será acaso un intento de venganza por su Giggs? Y fuera de México, no hay que perder de vista otros asuntos preocupantes como la prohibición del acceso a Internet a los cubanos en Cuba.

Todavía hay mucho que hacer, que pensar y que estudiar en torno a Internet.

la vida en blog: sentidos del blogging autobiográfico

nube3

Regresado he, con la novedad de que el jueves 16 de abril defendí la tesis de maestría «La vida en blog: Sentidos del blogging autobiográfico». Acá el resumen:
Esta investigación coloca en el foco de análisis la pregunta por los sentidos que los sujetos atribuyen al blogging autobiográfico en tanto práctica comunicativa. Tal pregunta se sitúa en el cruce entre el problema de las redes sociales mediadas y el problema de lo autobiográfico.

Teórica y metodológicamente, el estudio parte de una perspectiva sociocultural de la comunicación, en la que el foco del análisis está en los sujetos sociales y los procesos de producción de sentido, en la búsqueda de comprender los usos y el sentido atribuido al blogging, como práctica emergente de comunicación mediada. Se trató, así, de un acercamiento cualitativo, basado en etnografía virtual e incluyó observación en línea y entrevistas con 12 bloggers, además del análisis de discurso de más de 100 relatos autobiográficos publicados en blogs.

Como resultado, se observa que los bloggers atribuyen a su práctica una multiplicidad de sentidos, entre los que sobresalen los de reflexividad en tanto pensar lo vivido, de trascendencia en tanto dejar rastro de sí y de vínculo con los otros, en cuanto que en la blogósfera construyen y mantienen relaciones a partir de afinidades, independientemente del territorio físico, dando lugar a otras coordenadas de operación.

Se puede concluir:
· Que las autobiografías en blog se sostienen en una época de fuerte subjetividad, donde se valora la experiencia frente a los saberes expertos y, además, las fronteras entre lo público y lo privado se encuentran cada vez más diluidas.
· Que las redes construidas por los bloggers con frecuencia trascienden la blogósfera y se extienden a otros sitios de redes sociales, tales como Facebook y Twitter, donde las conexiones y relaciones siguen básicamente las mismas lógicas que en los blogs, además de que con frecuencia distintos tipos de redes se superponen para dar lugar a redes más complejas.
· Que el blogging, junto con otras prácticas de comunicación, dejan ver el desplazamiento en el acceso a la palabra pública, del sujeto legitimado en la modernidad temprana, al sujeto tecnologizado en la modernidad tardía.